Última modificación: 9 mayo 2017


libre

 

Este es un día especial, un lunes especial. Es el último lunes antes de un viaje, antes de partir.

Me voy en luna llena, un día después de mi cumpleaños. Vaya cambio.

No sé por qué, pero siento que ahora empieza una nueva etapa, un nuevo camino, y siento que es hora de caminarlo.

Han sido muchos años buscando, creando proyectos, ideas, talleres, compartiendo sesiones y charlas, y aprendiendo poco a poco a saber cuáles son los dones que deseo compartir con el mundo.

Para mí, todas las personas que dejo aquí son valiosas, y siento que toda mi vida ha sido una gran escuela para dar un paso a lo desconocido, con fe y alegría.

También hay dudas, lo reconozco, también hay miedo. Mi cuerpo habla, y mi dolor de espalda me cuenta que tengo miedo de hacer daño a mis seres queridos con mi partida. Pero también me dice que no tema, que todo saldrá bien.

Sé que el camino nunca termina, que sólo vamos andando y caminando, y a veces, cuando se hace difícil, paramos a descansar. Y que otras, cuando llega el momento, tomamos un avión, o un barco, o un tren, y viajamos hacia nuestro destino.

El corazón es una guía que no podemos perdernos, pues nos habla en susurros de nuestro verdadero camino.

Cuántas veces nos equivocaremos, creyendo que lo escuchamos, y cuántas no sabremos que lo estamos escuchando sin apenas darnos cuenta.

Estaré unos meses en Perú, y seguramente visitaré Chile, y algo me dice que voy para algo importante. No sé para quién. No sé para qué. Yo no conozco las palabras escritas en el libro de la vida. No sé cuál es la voluntad más elevada de mi alma, pero he decidido seguirla, con la fe clara en mi guía interior.

Pero sé que esté donde esté, mi amor llegará donde tenga que llegar, porque así está escrito que debe suceder.

Tal vez escriba pronto desde allí, tal vez no. Tal vez el silencio sea mi compañía, para poder enfocarme en mi libro y en lo que necesito expresar allí, sea lo que sea. Pero trataré de contar en pequeños instantes mis experiencias allí, para quien desee escucharlas.

Te guardo en mi corazón, Madrid, ¡hasta pronto!

Y a ti, gracias por estar ahí. Gracias por acompañarme, y compartir mis miedos, mis alegrías, mis tristezas, mis avances, y mis decisiones.

Y si puedes elegir, elige hacer lo que sientes. Siempre. De corazón. Confía.

Te deseo una vida maravillosa, llena de Amor, Plenitud y Sabiduría.

Un afectuoso saludo,

Manuel Requena

 

También puede interesarte:

Manuel Requena on FacebookManuel Requena on Youtube
Manuel Requena
Me considero un afinador del alma y un intérprete de sus mensajes, y me encanta ayudar a terapeutas y profesionales al servicio del amor a recuperar la claridad, la paz y el equilibrio interior en momentos de confusión, usando la técnica que he creado: ATS (Acción Transformadora desde el Síntoma). Si necesitas ayuda en tu camino, aquí me tienes.
Recibe mis novedades en tu email

Recibe mis novedades en tu email

Apúntate a mi lista y te informaré de mis nuevas publicaciones y eventos:

You have Successfully Subscribed!