fbpx

 

¿De qué situación estás tratando de escapar, por miedo a no ser capaz de resolverla?

Hoy quiero ofrecerte un fragmento de mi libro “Aprende a interpretar con amor los mensajes de tu cuerpo” donde te explico lo que para mí significa cuando una persona se marea, se desmaya o tiene náuseas, y lo que puedes hacer para resolverlo, usando mi técnica ATS (Acción Transformadora desde el Síntoma) de 5 pasos.

Si deseas profundizar más, en el siguiente enlace puedes conseguir mi libro y acceder a mis servicios, por si necesitas una ayuda más personalizada:

https://www.losmensajesdetucuerpo.com/servicios/

¡Un abrazo fuerte!

MAREO, ATURDIMIENTO, DESMAYO

El mareo es una sensación de desvanecimiento o pérdida de la consciencia, sin llegar al desmayo o síncope (que es la pérdida total de la consciencia durante unos momentos). El aturdimiento es similar al mareo, con sensación de embotamiento de los sentidos, afectando sobre todo a la vista y al oído.

Si hay pérdida de equilibrio y sensación de movimiento se trata de VÉRTIGO*, consulta ese término y, si aparecen ganas de vomitar, consulta NÁUSEAS o VÓMITO.

1. SIGNIFICADO:

Lo más importante:

Toda pérdida de la consciencia, en mayor o menor medida, indica un deseo de escapar o huir de una situación que nos afecta y nos produce demasiadas emociones.

Puedes consultar también el significado de: HIPOGLUCEMIA, HIPOTENSIÓN.

Tu verdadero deseo:

Deseas estar consciente en esa situación que te afecta y vencer un miedo importante para ti, afrontándolo con confianza y fe.

Significado en detalle:

Cuando sientes mareo o aturdimiento, empiezas a dejar de percibir tu entorno correctamente con tus sentidos, y el síntoma te obliga a parar y dejar de hacer lo que sea que estuvieras haciendo. Si llega el desmayo, la desconexión con la realidad es total.

Eso significa que tu cuerpo te avisa con este síntoma de que una parte de ti tiene miedo de afrontar una situación que ves delante que te molesta o te afecta, o bien sucede por una situación que imaginas dentro de tu mente y que no quieres vivir, pero lo que tu alma realmente desea es estar presente y confiar en la vida.

Si el problema es leve, una parte de ti quiere escapar, pero aún te sientes capaz de afrontar lo que temes. Si te desmayas, significa que el miedo es tan grande que crees que no puedes afrontarlo de ninguna manera.

Si afecta a la vista y al oído, significa que no quieres ver ni quieres oír lo que sucede, por miedo a que pase algo que temes (ver en su caso OJOS (Problemas) y OÍDOS (Problemas).

Normalmente lo que ocurre es que quieres huir de esa situación porque te hace revivir un miedo del pasado, y todavía crees que no puedes afrontarlo, como no pudiste en algún momento de tu infancia o con anterioridad. Te hace sentir temor y angustia y te exiges demasiado, creyendo que no vas a lograrlo.

Tu cuerpo quiere darte el mensaje de que ya estás preparad@ para afrontar eso que temes, y que seguir alimentando el miedo escapando de la situación no te ayuda ya más. También te dice que no te presiones tanto para hacerlo todo perfecto, y que aceptes tus limitaciones mientras aún están ahí, hasta que puedas actuar con confianza y vencer tu miedo.

Debes observar qué es lo que realmente temes de la situación, y cambiar tus pensamientos de miedo por otros de amor, apertura y confianza.

Trata de hablar de lo que sientes con otras personas, y busca la ayuda que necesites hasta que puedas afrontar la situación, y verás que no sucede nada tan malo como pensabas.

La vida está protegiéndote siempre, y ya ha llegado el momento de que confíes en tus capacidades y veas que tu Ser es más poderoso de lo que imaginabas.

Descubre las creencias que te hacen querer escapar de una situación en la que realmente ya estás preparad@ para actuar.

2. INVESTIGACIÓN:

Viaja con tu mente al momento en que apareció el síntoma, ayúdate de las preguntas generales (p. 73) y añade las siguientes:

  • ¿Qué sucedía delante de ti o en qué pensabas, que te dio miedo afrontar, poco antes de la aparición del mareo o el desmayo?
  • ¿De qué situación estás tratando de escapar, por miedo a no ser capaz de resolverla?

3. CREENCIAS (erróneas):

Busca las creencias limitantes (normalmente inconscientes) con las que más te identificas, o encuentra en ti algunas similares:

  • “Debería ser capaz de hacer esto bien, pero no me creo capaz, y me da miedo fracasar; me gustaría irme y no estar aquí”.
  • “Me da miedo _____ (lo que ves), y siempre me ha dado miedo, no sé cómo vencerlo y prefiero huir”.
  • “Estoy en una situación personal que me agobia, y me da miedo afrontarla por si pierdo a alguien; me dan ganas de escapar”.
  • “No puedo ver _____ (eso que temes), me hace sentirme desprotegid@, y no me atrevo a pedir ayuda y confesar que tengo miedo, se reirían de mí”.
  • “Debería ser fuerte y valiente para afrontar eso que temo, pero no lo soy, y me gustaría desaparecer”.

4. MENSAJES:

Para cambiar tus creencias puedes usar las siguientes afirmacio-nes, y te invito a crear las tuyas usando el método general (p. 82):

  • “Tengo derecho a tener miedo, me perdono y me acepto tal y como soy, y aprendo cada día a confiar más en mi fuerza y mi capacidad”.
  • “Soy un Ser poderoso y maravilloso, y tengo todo lo necesario para afrontar esa situación con valor y confianza, a mi ritmo”.
  • “Aunque en el pasado no supe afrontar mi miedo, ahora he crecido y soy una persona nueva, capaz de superar cualquier situación”.
  • “Mis miedos son solo recordatorios del amor que necesita mi niñ@ interior, y elijo darle ese amor siempre, pase lo que pase”.
  • “Sé que, aunque tenga miedo, todo va a salir bien y siempre estoy segur@ y protegid@, por lo que puedo permitir esa experiencia”.
  • “Me permito ser imperfect@ y abrazo mis miedos con amor, permitiendo que la confianza regrese poco a poco, y viendo que todo está bien”.
  • “Elijo afrontar eso que temo con valor y confianza, acercándome a ello poco a poco y a mi ritmo”.
  • “Me permito hablar de aquello que me preocupa con la persona adecuada, y pido la ayuda que necesito para volver a estar bien y confiar”.
  • “Elijo confiar en que las personas de mi vida se quedarán en ella si son importantes, y afronto lo que me da miedo con amor y aceptación”.

5. ACCIONES:

  • Repite los mensajes de tu cuerpo todos los días.
  • Imagina en tu mente a tu niñ@ interior, y pregúntale cuál es su miedo. Después háblale con amor, y dile que todo va a salir bien, y que ya tenéis todo lo necesario para superar esa dificultad. Deja que te hable y abrázal@ hasta que se sienta bien.
  • Permite que tus acciones reflejen ese nuevo valor, pero tómate el tiempo que necesites para dar esos pasos. Por ejemplo, un niño no pierde el miedo a los perros si le obligas a acariciar a uno que teme, sino cuando ve poco a poco que no pasa nada cuando tú le acaricias, y se permite acercarse cuando está preparado. Así puedes hacerlo con tu niñ@, y te lo agradecerá.
  • Investiga más posibles mensajes y… ¡ámate!

Tienes todo lo necesario para afrontar esa situación con valor y confianza

Espero que te haya servido de ayuda, puedes encontrar más información sobre cómo te habla tu alma en la web, y otros síntomas en MI LIBRO.

Te mando un abrazo muy fuerte,

Manuel

Manuel Requena
Manuel Requena

Recibe mis novedades en tu email y... ¡un regalo!

Apúntate a mi lista, recibirás una meditación muy especial de regalo, y te informaré de mis nuevas publicaciones y eventos:

¡Te has apuntado correctamente!