fbpx

¿Qué necesitas expresar despierto, pero te reprimes?

Hoy quiero ofrecerte un fragmento de mi libro “Aprende a interpretar con amor los mensajes de tu cuerpo” donde te explico lo que para mí significa cuando una persona ronca mientras duerme, y lo que puedes hacer para resolverlo, usando mi técnica ATS (Acción Transformadora desde el Síntoma) de 5 pasos.

Si deseas profundizar más, en el siguiente enlace puedes conseguir mi libro y acceder a mis servicios, por si necesitas una ayuda más personalizada:

https://www.losmensajesdetucuerpo.com/servicios/

¡Un abrazo fuerte!

RONQUIDO

Es una respiración ruidosa que aparece cuando la persona duerme.

1. SIGNIFICADO:

Lo más importante:

El ronquido te indica que necesitas hacerte oír por los demás, que quieres expresar una parte de ti o que deseas decir lo que te molesta mientras estás despiert@, pero te reprimes, y por eso el ruido aparece cuando duermes.

Tu verdadero deseo:

Aceptar la parte de ti que quiere expresarse durante la vigilia, y hacer “más ruido”, es decir, llamar más la atención de forma consciente.

Significado en detalle:

Como el sueño nos permite vivir o expresar lo que no atendemos conscientemente durante la vigilia, el ronquido representa el ruido que no te permites hacer mientras estás despiert@, y te indica que hay una parte de ti que quiere ser expresada, pero no eres consciente de ella.

Si roncas, es posible que durante el día tengas la impresión de que los demás no te escuchan, o de que no te prestan la suficiente atención.

Debes observar lo que más te molesta del hecho de roncar. Si te molesta que los demás te rechacen por ello (o alguna persona en concreto), significa que tienes miedo a ser rechazad@ si expresas más tus deseos, tus necesidades o lo que te molesta.

En ese caso el mensaje de tu síntoma es que te aceptes más y te permitas mostrar esa parte de ti que contienes durante el día, para que no tenga que aparecer el ruido, y el consiguiente rechazo, mientras duermes.

Si te preocupa hacer mucho ruido porque crees que molestas aunque los demás no te lo digan, es porque crees que no mereces ser escuchad@, tal vez porque piensas que lo que te gustaría expresar no es importante. También es posible que creas que los demás no te escuchan porque en ocasiones, o con ciertas personas, te cuesta a ti escuchar a los demás.

En ese caso tu cuerpo te dice que confíes en que tus palabras son dignas de ser escuchadas, o en que tienes derecho a llamar la atención de los demás. Además, trata de escuchar tú también más a las otras personas, y verás como ellas se abren más a escuchar lo que tienes que decir, e incluso les agradará escucharte.

Descubre las creencias que te impiden llamar la atención o expresar una parte de ti a los demás cuando estás despiert@.

2. INVESTIGACIÓN:

Viaja con tu mente al momento en que apareció el síntoma, ayúdate de las preguntas generales (p. 73) y añade las siguientes:

  • ¿En qué situaciones del día te callas lo que tienes que decir por miedo a llamar la atención, desde poco antes de que apareciera tu ronquido?
  • ¿Qué parte de ti, a la que le gustaría hacer más “ruido” o llamar más la atención, bloqueas durante la vigilia?
  • ¿Quién crees que no te escucha o no te presta atención?

3. CREENCIAS (erróneas):

Busca las creencias limitantes (normalmente inconscientes) con las que más te identificas, o encuentra en ti algunas similares:

  • “Mi voz no es importante, no tengo nada bueno que decir, así que mejor me callo”.
  • “Llevo tiempo queriendo decir algunas cosas, pero creo que nadie me escucha o que no le importo a nadie”.
  • “Me gustaría cantar en casa, pero me da vergüenza que me oigan mis seres queridos”.
  • “¿Quién soy yo para llamar la atención de los demás?”.
  • “Si expreso lo que siento o lo que pienso, los demás me rechazarán”.
  • “Nadie quiere escuchar todas las cosas buenas que tengo para decir, y los demás solo dicen cosas inútiles que no me gusta escuchar”.
  • “Siento un impulso dentro de mí de expresar mis dones o lo que pienso de la vida, pero me da miedo _________ (lo que temes), y no lo hago”.

4. MENSAJES:

Para cambiar tus creencias puedes usar las siguientes afirmaciones, y te invito a crear las tuyas usando el método general (p. 82):

  • “Me permito expresar durante el día aquello que quiero que los demás vean y lo que no me gusta de mí, y acepto su reacción con amor”.
  • “Mis palabras son valiosas, y me merezco ser escuchad@ por las personas que me quieren”.
  • “Elijo aceptarme yo mism@ y permitir que mi luz brille hacia fuera”.
  • “Me permito hacer más ruido de día y llamar la atención de los demás cuando lo necesito, aprendiendo de lo que me dicen para amarme más”.
  • “Me permito escuchar más lo que dicen los demás, y confiar en que ellos se abrirán también a escuchar lo que yo tengo que decir, cuando hablo desde el respeto y el amor”.
  • “Tengo derecho a llamar la atención de los demás, y me acepto con amor expresando todo lo que soy”.
  • “Es sabio y amoroso creer en mí y en mis dones, acepto que tengo grandes cualidades y las muestro con confianza a los demás”.

5. ACCIONES:

  • Repite los mensajes de tu cuerpo todos los días.
  • Haz una lista de las cosas que te gustaría decir o expresar durante el día, pero te reprimes. Encuentra una forma amorosa de expresarlas y… ¡hazlo!
  • Atrévete a hacer “más ruido” con frecuencia (cantar, gritar cuando lo necesitas, llamar la atención con tus actos, etc.), y aprende de la reacción de los demás la mejor forma de ser tú mism@, respetando la libertad de las otras personas.
  • Investiga más posibles mensajes y… ¡ámate!

Exprésate amorosamente y no te reprimas

Espero que te haya servido de ayuda, puedes encontrar más información sobre cómo te habla tu alma en la web, y otros síntomas en MI LIBRO.

Te mando un abrazo muy fuerte,

Manuel

Manuel Requena
Manuel Requena

Recibe mis novedades en tu email y... ¡un regalo!

Apúntate a mi lista, recibirás una meditación muy especial de regalo, y te informaré de mis nuevas publicaciones y eventos:

¡Te has apuntado correctamente!