¿En qué situaciones empezaste a dudar de tu capacidad para decidir y crear tu vida?

Hoy quiero ofrecerte un fragmento de mi libro “Aprende a interpretar con amor los mensajes de tu cuerpo” donde te explico lo que para mí significa cuando una persona tiene algún problema en los dientes, y lo que puedes hacer para resolverlo, usando mi técnica ATS (Acción Transformadora desde el Síntoma) de 5 pasos.

Si deseas profundizar más, en el siguiente enlace puedes conseguir mi libro y acceder a mis servicios, por si necesitas una ayuda más personalizada:

https://www.losmensajesdetucuerpo.com/servicios/

¡Un abrazo fuerte!

Boca: Dientes (Problemas)

Este significado se refiere a cualquier problema de los dientes, como caries, roturas, deformaciones de la posición normal, etc.

1. SIGNIFICADO:

Lo más importante:

Los problemas en los dientes están relacionados con una dificultad para tomar decisiones y afrontar retos que te lleven a cumplir tus deseos vitales, y también con una dificultad para defenderte de las agresiones de los demás y “enseñar los dientes”.

Añade el significado del lado afectado, DERECHO o IZQUIERDO (p. 54), para saber en qué área de tu vida debes buscar el mensaje.

Si te rechinan los dientes, consulta MANDÍBULA. Si el problema afecta a las encías, consulta ENCÍA.

Puedes consultar también el significado de: CARIES*.

Tu verdadero deseo:

Actuar para manifestar lo que realmente quieres, poner límites a los demás cuando lo necesitas y atreverte a vivir una vida plena en todos los sentidos.

Significado en detalle:

Los dientes y muelas tienen varias funciones, con su correspondiente significado metafísico:

Por un lado, respecto al alimento (que representa las ideas y sucesos nuevos en nuestra vida), los incisivos sirven para cortar (separar una idea particular de lo general); los caninos, para desgarrar (mostrar agresividad o ira hacia una idea o hacia algo que vemos como una agresión y sobrepasa nuestros límites); los premolares, para triturar (convertir una idea compleja en partes más simples); y los molares, para moler (dejar una idea en la forma más sencilla posible, para su digestión mental).

Todo problema que te impida morder o masticar es una indicación de que no te permites “pegarle un buen mordisco” a la vida, es decir, disfrutar de la vida, vivir experiencias, luchar por lo que crees y deseas, tomar decisiones para manifestar tus deseos y, en definitiva, exprimir al máximo la vida para sacarle todo, aunque sea difícil a veces. Debes aprender a hacerte la pregunta: “¿Qué quiero en mi vida?”.

Puede que sufras porque te sientes incapaz de analizar bien ciertas situaciones, “triturar” y separar las ideas nuevas que pueden ser útiles y quedarte con lo importante para empezar a digerirlo y sacarle partido a esa experiencia.

Si has perdido los dientes y muelas o no puedes usarlos bien, es probable que te sientas débil o frágil, incapaz de defenderte ante los demás o de tomar decisiones para manifestar la fuerza de tu alma, y que hayas aceptado una vida fácil, sin esfuerzo de ningún tipo (quizás te gustaría que todo te lo dieran “masticado”, aunque te avergüence reconocerlo).

Si sufres desgaste o pérdida de esmalte, significa que te sientes utilizad@ por otras personas, y que crees que no puedes hacer nada.

En esos casos tu cuerpo te dice que confíes en tu capacidad de afrontar nuevas situaciones, en tu capacidad de “luchar” por lo que crees y por tus sueños (cuando amas lo que haces, ningún esfuerzo es una lucha), que uses más tu capacidad de discernimiento para tomar decisiones de acuerdo a tus deseos, apartando lo que no te sirve en tu camino, y que uses tu mente para diseñar planes que te ayuden a materializar lo que deseas en tu vida.

Por otro lado, los dientes frontales nos permiten sonreír, y al mismo tiempo mostrar nuestra ira a los demás y nuestra capacidad de defendernos (como dice la expresión “enseñar los dientes”) cuando nos sentimos atacados, ocupando nuestro lugar y respetando nuestros límites. Sin ellos parecemos más “indefensos”.

Un problema en estos dientes puede indicarte que te cuesta ocupar tu lugar o defender tu espacio, tus ideas o tu libertad.

Por ejemplo:

Si tienes un problema que afecta a la estética de tus dientes frontales (oscurecimiento, caninos que sobresalen, caries, etc.), significa que te avergüenzas de defenderte o de mostrar oposición a una idea, y prefieres poner buena cara y sonreír, de tal forma que, con el problema dental, tu sonrisa pasa a ser “menos bonita”, mostrando así tu verdadero enfado interior.

Cuando el problema de dientes te produce defectos sonoros al hablar (como el silbido, ceceo o seseo), el producir un habla graciosa o poco seria te indicaría que no te permites expresarte con claridad, seriedad y firmeza para defender tu espacio o tus límites. En ese caso necesitas volver a creer en tu poder, en tu fuerza para crear y tomar decisiones, y en tu capacidad de defenderte y ocupar tu lugar. Permítete defenderte más y “enseñar los dientes” cuando algo te enfada o te molesta, para que las personas que te rodean vean cuáles son tus límites, y los respeten hasta que esos límites cambien o desees quitarlos por ti mism@.

Si tu problema dental te impide sonreír con libertad, tu deseo es sonreír más a la vida, reírte de ti mism@ y de las situaciones cotidianas, sintiendo más el amor que te rodea y poniendo seriedad solo en lo que concierne a respetar tus límites y tu libertad.

Los problemas en las muelas del juicio se relacionan con el miedo a madurar o con la aparición de la madurez mental y espiritual, que crea conflictos interiores por dejar atrás la niñez y la adolescencia.

Los dientes y muelas superiores se relacionan con el mundo de tus deseos, con permitirte desear y proyectar lo que quieres vivir en tu vida, y los inferiores se relacionan con dar forma y concretar esos deseos en el mundo material, con llevar a la práctica lo que deseas.

El lado izquierdo de la boca se relaciona, como siempre, con situaciones con seres queridos, la pareja, la familia y el mundo interior, y en ocasiones, con la madre y tus conflictos con la figura femenina.

El lado derecho se relaciona con situaciones en lo material, el trabajo, lo físico, con relaciones lejanas o poco afectivas, y en algunos casos, con el padre y tus conflictos con la figura masculina y la autoridad.

En general, el mensaje de tus dientes es que te permitas actuar para cumplir tus deseos, analizando bien las situaciones con tu discernimiento para crecer en tu comprensión del amor, defendiéndote cuando lo necesites y creyendo en tu fuerza para superar cualquier obstáculo que se presente.

Descubre las creencias que te impiden crear y vivir la vida que realmente deseas, respetando tu espacio.

2. INVESTIGACIÓN:

Viaja con tu mente al momento en que apareció el síntoma, ayúdate de las preguntas generales (p. 73) y añade las siguientes:

  • ¿En qué situaciones empezaste a dudar de tu capacidad para decidir y crear tu vida, poco antes de que apareciera el problema de tus dientes?
  • ¿Qué deseos te guardas y te impides manifestar por miedo a no ser capaz de usar bien tu mente?
  • ¿En qué áreas de tu vida crees que no se te da bien analizar las situaciones y te impides actuar o defenderte?
  • Incisivos y caninos: ¿En qué situación te impides sonreír, o te obligas a sonreír cuando quieres “enseñar los dientes” y defenderte?

3. CREENCIAS (erróneas):

Busca las creencias limitantes (normalmente inconscientes) con las que más te identificas, o encuentra en ti algunas similares:

  • “No soy capaz de analizar bien las situaciones, y me cuesta decidirme para actuar”.
  • “Me gustaría lograr mis sueños, pero no me veo capaz, me da miedo afrontar las dificultades que pueda traerme el decidir cumplirlos”.
  • “Prefiero una vida cómoda y agradable aunque esté vacía, a esforzarme en lograr mis sueños”.
  • “Tengo muchos deseos, pero no me atrevo a manifestarlos”.
  • “Me siento débil y vulnerable ante los ataques de los demás, no soy capaz de defenderme ni de poner límites”.
  • “No quiero poner nunca mala cara ni enfadarme, prefiero sonreír siempre, aunque esté enfadad@”.
  • “No estoy ocupando el lugar que me corresponde en mi familia o en mi trabajo, pero no puedo hacer nada, no sé defenderme”.
  • “Me cuesta reírme de los problemas y de las situaciones complicadas de mi vida, todo es demasiado difícil”.

4. MENSAJES:

Para cambiar tus creencias puedes usar las siguientes afirmacio-nes, y te invito a crear las tuyas usando el método general (p. 82):

  • “Tengo todo lo necesario para tomar decisiones que me lleven a cumplir mis sueños y vivir la vida que realmente deseo”.
  • “Me decido por mí mism@, tomo las riendas de mi vida y actúo para manifestar los deseos de mi corazón”.
  • “Soy un alma valiente y preparada, y soy capaz de afrontar los desafíos que me presenta la vida para avanzar y crecer en el amor”.
  • “Soy un Ser poderoso, y soy capaz de valerme por mí mism@ y de crear una vida plena y satisfactoria”.
  • “Soy perfectamente capaz de defenderme cuando lo considero necesario, usando todos los medios disponibles para respetar mi libertad”.
  • “Aprendo cada día más a decir lo que me molesta con amor, a respetar mis límites y a expresar lo que siento a otras personas”.
  • “Soy buena persona cuando digo lo que me molesta y ‘enseño los dientes’, permito a mi guerrero que defienda a mi niñ@ interior”.
  • “Me permito poner mala cara de vez en cuando y ‘enseñar los dientes’”.
  • “Soy capaz de dar un buen bocado a la vida, de disfrutarla al máximo y de vivir todas sus experiencias con intensidad, amor y paz”.
  • “Dejo salir mi fuerza y entusiasmo por la vida, y tomo decisiones claras que me lleven a cumplir mi destino más grandioso”.
  • “Soy capaz de analizar todas las situaciones que se me presentan, y de sacar lo verdaderamente útil de ellas usando mi discernimiento”.
  • “Me permito ocupar mi verdadero lugar en mi familia, dejando a cada persona en el suyo y poniendo límites si es necesario”.
  • “Me permito ocupar mi verdadero lugar junto a mis compañer@s, respetando mi libertad y su libertad dentro del grupo”.

5. ACCIONES:

  • Repite los mensajes de tu cuerpo todos los días.
  • Haz una lista de las decisiones que has ido postergando que te llevarían a cumplir tus sueños, y empieza a definir un plan para lograr lo que deseas.
  • ¡Actúa! No esperes más para vivir la vida que deseas, empieza a dar pasos hacia ella, y aprende sobre la marcha de tus errores y experiencias.
  • Comienza a hablar y a defenderte de las personas por las que te sientes agredid@, tienes todo lo necesario para lograrlo.

Actúa para manifestar lo que realmente quieres y pon límites a los demás

Espero que te haya servido de ayuda, puedes encontrar más información sobre cómo te habla tu alma en la web, y otros síntomas en MI LIBRO.

Te mando un abrazo muy fuerte,

Manuel

Manuel Requena
Manuel Requena

Recibe mis novedades en tu email y... ¡un regalo!

Apúntate a mi lista, recibirás una meditación muy especial de regalo, y te informaré de mis nuevas publicaciones y eventos:

¡Te has apuntado correctamente!