Última modificación: 17 diciembre 2017


hernia disco

 

Una hernia discal es la salida de un disco intervertebral de su posición natural, lo que produce rigidez en la columna, y un dolor a veces intenso.

 Significado:

LO MÁS IMPORTANTE:

Este síntoma te indica que te cargas demasiado con el peso de la vida porque no te sientes apoyad@, y que te cuesta tomar decisiones, por una falta de flexibilidad en tu forma de actuar, a veces demasiado perfeccionista. Esperas recibir más apoyo de la vida o de los demás antes de decidirte.

Ver también la parte de la columna donde aparece la hernia (CUELLO, ESPALDA DORSAL, ESPALDA LUMBAR, ESPALDA SACRO).

Tu verdadero deseo:

Deseas decidirte más rápido para lograr lo que quieres, y respetar tus límites, pidiendo la ayuda que necesitas y confiando en tu capacidad de sostenerte.

SIGNIFICADO EN DETALLE:

Como la columna es una parte flexible del cuerpo y que te sostiene, la salida de un disco te indica que has excedido tu capacidad de “soportar” cargas, por una actitud demasiado rígida contigo.

Es posible que te sientas inmovilizad@ porque crees que no tienes apoyo de los demás o de la vida, y que creas que debes hacerlo todo tú, y esa creencia te perjudica.

Puede que pienses también que puedes equivocarte si tomas decisiones y avanzas hacia lo que deseas, por miedo a no tener el soporte necesario en caso de fallar. Te ayudaría decidirte más rápido, sin esperar que los demás te apoyen, o que todo sea perfecto.

También puede indicarte que te cuesta cambiar ciertas creencias relacionadas con la parte de la columna afectada (mira su definición), o que no quieres ver que ciertas situaciones se repiten, como un “disco rayado”, para que aprendas a liberarte de tus cargas y seas más abiert@ y flexible.

Por ejemplo, si es en la zona del cuello, o cervical, haces como que ciertas situaciones no te molestan, pero no es así. O si es en la zona dorsal, las cargas que te impones están relacionadas con responsabilizarte de la felicidad de los demás. Si es lumbar, tienes miedo a pedir lo que necesitas, y a reconocer que necesitas ayuda.

Libérate de tus cargas, confiando en que cada persona es libre y capaz de valerse por sí misma, y en que todos estamos siempre protegidos por la vida.

Concédete el derecho de vivir experiencias y de aprender viviéndolas, sabiendo que todo sale bien siempre, y que cada aparente error es un aprendizaje para llegar a manifestar todo tu potencial.

Mira las situaciones que se repiten en tu vida y en las que sientes rigidez o falta de flexibilidad, y ábrete a lo nuevo, a cambiar, a ceder. ¡Vuelve a ser libre!

 Investigación:

Viaja con tu mente al momento en que apareció el síntoma, encuentra la respuesta a las preguntas generales indicadas, y añade las siguientes:

      ¿Qué cargas te echas sobre la espalda, por no sentirte apoyad@?

      ¿En qué situación te estás frenando de tomar decisiones y actuar, porque no es todo como esperabas?

      ¿Qué parte de tu vida se repite una y otra vez como un disco rayado? ¿En qué sientes que te pones rígid@?

Creencias:

Éstos son ejemplos de creencias limitantes que pueden estar causando el síntoma, con frecuencia de forma inconsciente. Busca aquéllas con las que más te identificas, o encuentra en ti algunas similares:

      “Me bloqueo y no puedo hacer lo que he planeado por-que no me siento apoyad@”.

      “Me cuesta decidirme, creo que debo esperar a que todo sea perfecto para dar el paso”.

      “Me cuesta hacer lo que quiero hacer para crear mis proyectos por miedo a equivocarme o a que no sea todo perfecto”.

      “Debo cargarme yo con todo el peso y las responsabilidades de mi entorno, no me siento libre de hacer lo que quiero”.

      “No me siento suficientemente fuerte para ocuparme de mi propia vida”.

      “Me cuesta valorarme si no veo los resultados de lo que hago a través de otras personas que me valoran o me apoyan”.

      “No entiendo por qué se repiten ciertas situaciones negativas, creo que la vida no está bien diseñada y prefiero no cambiar”.

Mensajes:

Para conectar con tu Amor y sanar tu síntoma, puedes ayudarte de las siguientes afirmaciones, y crear las tuyas propias usando el método general (p. 82):

      “Me permito avanzar y decidirme más rápido para lograr lo que deseo”.

      “Me libero de mis cargas y asumo sólo lo que me corresponde y lo que me apetece hacer con alegría y amor”.

      “Soy mi propio apoyo y elijo creer que todo va a salir bien si hago lo que siento, y respeto mis límites”.

      “Elijo dejar de exigirme tanto, y me permito ser más flexible conmigo y con mi proceso, la vida me lleva con suavidad”.

      “Me abro a lo nuevo, a cambiar, a ceder, y veo en las situaciones que se repiten grandes oportunidades de crecer y aprender sobre el Amor”.

 Acciones:

      Repite, repite y repite los mensajes de tu cuerpo como un mantra todos los días.

      Aprende a decir a otras personas que necesitas libertad y apoyo, y actúa con libertad mientras refuerzas tu confianza con los mensajes de tu cuerpo.

      Toma decisiones y actúa más pronto, aprendiendo a confiar cada día más en la vida.

      Lee los mensajes de la parte de la columna donde se encuentra la hernia de disco, y averigua lo que necesitas decirte para estar bien.

      Investiga más posibles mensajes, y… ¡ámate!

 

 

También puede interesarte:

Manuel Requena on FacebookManuel Requena on Youtube
Manuel Requena
Me considero un afinador del alma y un intérprete de sus mensajes, y me encanta ayudar a terapeutas y profesionales al servicio del amor a recuperar la claridad, la paz y el equilibrio interior en momentos de confusión, usando la técnica que he creado: ATS (Acción Transformadora desde el Síntoma). Si necesitas ayuda en tu camino, aquí me tienes.
Recibe mis novedades en tu email

Recibe mis novedades en tu email

Apúntate a mi lista y te informaré de mis nuevas publicaciones y eventos:

You have Successfully Subscribed!