¿En qué situación creíste que debías mostrarte fuerte y te exigiste demasiado, en el área representada por esa parte del cuerpo?

Hoy quiero ofrecerte un fragmento de mi libro “Aprende a interpretar con amor los mensajes de tu cuerpo” donde te explico lo que para mí significa cuando una persona tiene estrías, y lo que puedes hacer para tratarlas, usando mi técnica ATS (Acción Transformadora desde el Síntoma) de 5 pasos.

Si deseas profundizar más, en el siguiente enlace puedes conseguir mi libro y acceder a mis servicios, por si necesitas una ayuda más personalizada:

https://www.losmensajesdetucuerpo.com/servicios/

¡Un abrazo fuerte!

Estrías: Significado espiritual

Las estrías son marcas en la piel en forma de línea, normalmente de un color blanquecino o a veces amoratado o rojizo, que aparecen cuando se estira la piel y las fibras no son lo bastante flexibles para volver a su estado original, quedando esa línea de piel distendida. Suelen presentarse en el abdomen, los muslos, los glúteos, el pecho o cualquier zona donde la piel pueda estirarse.

1. SIGNIFICADO:

Lo más importante:

Las estrías te indican que has tratado de mostrar una apariencia fuerte y rígida en lugar de mostrar tu vulnerabilidad, en el área de tu vida simbolizada por la parte del cuerpo donde aparecen.

Consulta el significado de dicha parte del cuerpo, además de PIEL (Problemas).

Tu verdadero deseo:

Permitirte mostrarte tal y como eres, con tus debilidades y límites, y dejar de hacer como que puedes con todo.

Significado en detalle:

Como la piel representa la imagen que mostramos de nosotros mismos, y las estrías son una ruptura del tejido por falta de elasticidad y flexibilidad, su aparición te indica que has sido inflexible contigo mism@, y que has creído que necesitabas ponerte rígid@ y dar una apariencia de fortaleza que en ese momento no tenías.

Si además tienen un color rosado o amoratado, te indican que te tomas demasiado en serio tus preocupaciones y que pierdes alegría de vivir y ocultas tu tristeza por tratar de mostrarte fuerte.

Por ejemplo, una mujer embarazada puede desarrollar estrías en el vientre si se hace demasiado la fuerte, en lugar de pedir la ayuda y la protección que necesita para sentirse segura (por ejemplo, una persona importante de mi vida fue capaz de pedir toda la ayuda que necesitó durante el embarazo, confió en sí misma y en la vida, y no tuvo ninguna estría ni muchos otros síntomas asociados al embarazo).

Si aparecen en los glúteos, puede ser una indicación de que tratas de controlar demasiado lo que hacen los demás, creyendo que siempre debes mostrar la apariencia de que lo sabes todo y que tus ideas son las mejores.

Si es en el pecho, tal vez tratas de mostrar una apariencia maternal y protectora, incluso cuando no tienes fuerzas y necesitas tú mism@ protección y cuidados.

Si es en las rodillas, quizás tratas de mostrarte siempre fuerte ante los demás en lo relativo a tu futuro, como si ya tuvieras todo claro, pero en el fondo desearías mostrar tus miedos y debilidades y pedir el consejo que necesitas, doblegándote o arrodillándote ante la vida y dejándote guiar un poco más.

El mensaje de las estrías, en general, es que te vuelvas más suave y flexible, y que te permitas mostrar tu lado vulnerable y frágil para que veas que la vida también cuida de ti. Así, al no hacerte pasar por fuerte cuando no lo eres en ese momento, tu piel cederá y volverá de forma natural a su lugar, sin dejar marcas.

Cuando ya han aparecido, te recomiendo que revises la situación en la que creíste que debías ser fuerte, y te perdones por tu debilidad. Puede que no sea fácil que se regenere la piel, pero estoy seguro de que es posible si recuperas tu inocencia y fragilidad, aceptando tus límites.

Descubre las creencias que te hacen esforzarte en mostrar una apariencia fuerte y rígida, cuando realmente deseas ayuda.

2. INVESTIGACIÓN:

Viaja con tu mente al momento en que apareció el síntoma, ayúdate de las preguntas generales (p. 73) y añade las siguientes:

  • ¿En qué situación creíste que debías mostrarte fuerte y te exigiste demasiado, en el área representada por esa parte del cuerpo, poco antes de que aparecieran las estrías?
  • ¿Qué te preocupa tanto de lo que puedan pensar los demás si muestras tu fragilidad, tu vulnerabilidad y tus necesidades?

3. CREENCIAS (erróneas):

Busca las creencias limitantes (normalmente inconscientes) con las que más te identificas, o encuentra en ti algunas similares:

  • “Debo mostrarme fuerte, no deben pensar que soy una persona débil, aunque necesite ayuda, o sucederá _____ (algo que temes)”.
  • “No está bien doblegarse ni ceder ante los problemas que me agobian, debo mostrar firmeza y capacidad de resolución”.
  • “Debo ser una madre embarazada perfecta, y hacer ver que siempre estoy bien, aunque tenga miedo por dentro”.
  • “Creo que debo dirigir a otros por el camino correcto, y no puedo mostrar debilidad ni vacilación, deben creer que siempre tengo las respuestas y las soluciones”.
  • “No está bien pedir ayuda para tomar decisiones, debería ser capaz de hacer todo sol@, sin ayuda, y mostrarme fuerte y capaz”.
  • “Debo cuidar siempre de los demás y aparentar fortaleza, aunque necesite ayuda y no pueda más”.

4. MENSAJES:

Para cambiar tus creencias puedes usar las siguientes afirmacio-nes, y te invito a crear las tuyas usando el método general (p. 82):

  • “Me permito ser vulnerable y flexible, y acepto pedir la ayuda que necesito en cada momento, pues siempre soy dign@ de amor”.
  • “Acepto que los demás vean mis debilidades y mis necesidades, pues también en otros momentos muestro mi fuerza y mis capacidades”.
  • “Es bueno aceptar la ayuda de los demás porque me hace más human@ y me ayuda a apreciar el amor que los demás sienten hacia mí”.
  • “Me permito expresar mis límites y necesidades, y mostrarme vulnerable, y confío en que todo va a salir bien”.
  • Vientre: “Soy una gran madre cuando me permito pedir la ayuda, el apoyo y la protección que necesito, y soy digna de amor siempre”.
  • Pecho: “Elijo confiar en que las personas a las que quiero estarán bien, y me permito dejarles libres y cuidar de mí, pidiendo lo que necesito”.
  • Muslos: “Me permito disfrutar de la vida como un niño y avanzar hacia lo que me ilusiona y me divierte, aceptando que no tengo que demostrar nada y que puedo ser auténtic@, tal y como soy”.
  • Glúteos: “Acepto que los demás tienen su propia visión y es totalmente válida, y me permito mostrar que no tengo todas las respuestas y que a veces necesito ayuda yo también”.

5. ACCIONES:

  • Repite los mensajes de tu cuerpo todos los días.
  • Haz una lista de las situaciones en las que te gustaría pedir ayuda, pero por miedo te haces pasar por fuerte, poniéndote rígid@.
  • Abraza a tu niñ@ interior y dile que aceptas sus debilidades y que vas a hacer lo posible para que tenga lo que necesita, y que le amas con todo lo que siente y con todo tu corazón.
  • Habla con las personas que te rodean, y exprésales tus necesidades, aceptando con amor y gratitud lo que puedan darte, y confiando en que, si no pueden ayudarte, la ayuda vendrá de una forma u otra a tu vida.
  • Investiga más posibles mensajes y… ¡ámate!

Permítete mostrarte tal y como eres, con tus debilidades y límites.

Espero que te haya servido de ayuda, puedes encontrar más información sobre cómo te habla tu alma en la web, y otros síntomas en MI LIBRO.

Te mando un abrazo muy fuerte,

Manuel

Manuel Requena
Manuel Requena

Recibe mis novedades en tu email y... ¡un regalo!

Apúntate a mi lista, recibirás una meditación muy especial de regalo, y te informaré de mis nuevas publicaciones y eventos:

¡Te has apuntado correctamente!