¿Qué es lo que te ha molestado y estás ignorando?

Cuando te duele el cuello es una indicación de que hay una situación que te molesta, que te preocupa o que te produce emociones, y que haces como si no te molestara. Y lo que te indica es que no vuelvas la espalda a lo que te molesta, haciendo como que no está ahí, sino que lo afrontes y superes alguno de tus miedos, pues tienes todo lo necesario para lograrlo.

Cada movimiento en el que te duela el cuello tiene un significado ligeramente diferente (hacia arriba, hacia abajo, hacia los lados), y también el lado donde aparece el dolor, así que pon atención a los movimientos que te impide o te dificulta hacer tu dolor de cuello, y te dará pistas muy interesantes del mensaje que te está dando.

A continuación te dejo un fragmento de mi libroAprende a interpretar con amor los mensajes de tu cuerpo“, donde te explico los 5 pasos de la técnica ATS (Acción Transformadora desde el Síntoma) respecto al cuello:

CUELLO: PROBLEMAS GENERALES
(y tortícolis y dolor cervical)

El dolor de cuello se manifiesta cuando la persona mueve la cabeza en cierta dirección, en los extremos de algún movimiento o simplemente sin moverlo (la molestia aumenta en algunas posiciones, gestos o al tacto).

1. SIGNIFICADO:

Lo más importante:

Cuando te duele el cuello o tienes un problema en él es una indicación de que hay una situación que te molesta o que te produce emociones, y que haces como si no te afectara. Quieres creer que no sientes nada, pero en realidad no es así, y te indica que estás siendo inflexible en tu punto de vista.

Si, al mover el cuello, el dolor llega a los hombros o la espalda, ver el significado de HOMBROS: TRAPECIO o ESPALDA: DORSAL.

Añade el significado de LADO DERECHO o LADO IZQUIERDO, en función de la parte del cuello afectada.

Tu verdadero deseo:

Tu deseo es afrontar el problema y hacer algo para volver al equilibrio y sentirte mejor, en lugar de ignorar lo que te pasa.

Significado en detalle:

El dolor de cuello (DOLOR CERVICAL) tiene múltiples significados dependiendo de dónde aparezca el dolor y de los movimientos que te impida hacer.

Si el cuello te duele más en la parte derecha, la situación que te molesta está normalmente relacionada con lo material, el dinero, el trabajo, lo físico o el sexo.

Si te duele más en la parte izquierda, la situación que te afecta está relacionada habitualmente con lo emocional, con la familia, la pareja, la vocación o los sentimientos más profundos.

Si te duele el cuello al girar la cabeza hacia la izquierda (tanto si el dolor es en la izquierda como en la derecha), significa que deseas prestar atención a tu parte emocional y afectiva (pareja, familia, vocación) y no tanto a la parte material o física, pero te sentirías culpable si lo hicieras. Tu deseo es decir “no” a lo que te lo impide.

Si te duele al girarla hacia la derecha (tanto si el dolor es en la izquierda como en la derecha), indica que deseas prestar más atención y “mirar” hacia tu parte material o física (trabajo, ocio, dinero, sexo, etc.), y menos a la afectiva, pero no te lo permites. Igualmente, tu deseo es decir “no” a lo que te lo impide.

Si te duele al mirar hacia arriba, significa que te cuesta “mirar hacia el cielo”, es decir, te cuesta aceptar tu parte espiritual y tu conexión con Dios o con tu alma. Quieres decir “sí” a tu lado espiritual. Si es al levantar la cabeza desde abajo, es decir, al estirarte desde la posición agachada, significa que te obligas a doblegarte y que no te permites afirmarte.

Si te duele al mirar hacia abajo, te indica que te cuesta “mirar hacia ti”, te cuesta velar por tus necesidades, y decirte “sí” a ti mism@. También puede indicar dificultad para mostrar humildad o pedir ayuda.

Debes encontrar la creencia o creencias exactas que te impiden afrontar lo que te pasa; normalmente será un miedo a que pase algo negativo.

En el caso de la TORTÍCOLIS, puede que te sientas bloquead@ o encerrad@ en un círculo vicioso por haber adoptado una actitud demasiado rígida en una cierta área de tu vida. Puede que quieras decir “sí” o decir “no” a una situación o a una persona de forma muy clara, pero no te lo permites.

El dolor de cuello te dice que te permitas ver las cosas desde una nueva perspectiva. Aquello que te preocupa o te molesta no está ahí para hacerte daño, sino para que evoluciones. Seguramente te ayude a amar de una forma más profunda a los demás y a ti mism@.

Tu cuello te pide que afrontes esa situación que te molesta, que aceptes que tienes miedo y que busques las acciones más importantes para resolverla desde el amor.

Para más detalle, si te duele al mover la cabeza de arriba abajo (que simboliza un sí en muchos países ―por ejemplo, en Bulgaria es al contrario―), tienes miedo de decir que sí por una creencia equivocada, y el mensaje es que te permitas decir que sí a esa persona o a esa situación nueva en tu vida, que la dejes entrar.

Si te duele al mover la cabeza hacia los lados, el mensaje es que te atrevas a decir que no, a poner límites a otra persona, sin sentirte culpable por ello.

2. INVESTIGACIÓN:

Viaja con tu mente al momento en que apareció el síntoma, ayúdate de las preguntas generales (p. 73) y añade las siguientes:

  • ¿Qué situación te molesta o te hace sentir muchas emociones, pero haces como que no te molesta?
  • ¿A quién querías decir “sí” o “no”, poco antes de que empezara el dolor o el día anterior?
  • ¿Hacia qué lado te duele más mover el cuello? Lee su significado.
  • Si, por ejemplo, te duele en el lado derecho al mirar hacia la izquierda: ¿En qué situación de tu vida profesional, material o física, te impides escuchar a tus emociones o prestar atención a tu área familiar o sentimental? ¿A quién deseas decir “no”?
  • Si te duele en el lado izquierdo al mirar hacia la derecha: ¿En qué situación familiar, sentimental o emocional te impides mirar hacia tus intereses materiales o físicos? Si es al mirar hacia la izquierda: ¿En qué situación familiar o sentimental te cuesta decir que no?
  • Si te duele al mirar hacia arriba: ¿En qué situación de tu vida te impides mostrar tu lado más espiritual o tu conexión con Dios, desde que empezó el dolor?
  • Si te duele al mirar hacia abajo: ¿En qué situación te cuesta mirar por tus intereses, y te impides decir “sí” a tus propias necesidades?

3. CREENCIAS (erróneas):

Busca las creencias limitantes (normalmente inconscientes) con las que más te identificas, o encuentra en ti algunas similares:

  • “Ha pasado _____ (algo que te molesta, o que mueve tus emociones), pero prefiero hacer como que no existe, porque si lo afronto puede pasar _____ (algo malo que temes)”.
  • “Prefiero ver las cosas a mi manera (prefiero ser inflexible), no me gusta que las cosas cambien como lo están haciendo, haré como si no pasara nada y ya se solucionarán solas”.
  • “He querido decir que no a alguien (o he querido decir que sí) pero me ha dado miedo, por alguna razón (ser rechazad@, quedar mal, etc.)”.
  • “No quiero ver las cosas desde nuevas perspectivas, estoy bien como estoy”.
  • “Me cuesta aceptar mi lado más espiritual, mi conexión con todo lo que existe, porque puedo ser rechazad@”.
  • “No debo velar por mis necesidades, porque, si no, seré considerad@ egoísta”.

4. MENSAJES:

Para cambiar tus creencias puedes usar las siguientes afirmaciones, y te invito a crear las tuyas usando el método general (p. 82):

  • “Elijo afrontar esa situación que me molesta o que mueve mis emociones y resolverla”.
  • “Me permito ver esta situación nueva con amor, desde una nueva perspectiva, y me permito ser más flexible”.
  • “Reconozco que me molesta lo que sucedió, y me permito mostrar mis verdaderos sentimientos y mis necesidades”.
  • “Todo lo que me sucede es por alguna razón, y forma parte de un maravilloso plan cósmico; elijo aprender de lo que me sucede”.
  • “Me permito decir “sí” cuando quiero decir “sí”, con naturalidad y confianza, y soy dign@ de amor”.
  • “Me permito decir “no” cuando quiero decir “no”, con seguridad y valor, y soy dign@ de amor”.
  • “Acepto mi lado espiritual, me permito conectar con mi verdad y con el Ser único y especial que soy”.
  • “Me permito velar por mis necesidades y hacer lo que realmente deseo”.

5. ACCIONES:

  • Repite los mensajes de tu cuerpo todos los días.
  • Haz lo necesario para resolver la situación que te está afectando, toma decisiones y afírmate.
  • Descubre si tu temor a expresarte y a afirmarte está justificado, hablando con la persona involucrada.
  • Ábrete a nuevas opciones, mira la vida desde nuevos ángulos, piensa en hacer cosas nuevas, tener ideas nuevas, salirte de tu zona cómoda, crece, ¡disfruta!
  • Aprende a decir “sí” y “no” cuando es lo que sientes y aprende a escuchar a tu intuición: verás que tu cuerpo responde y tu corazón se alegra.
  • Investiga más posibles mensajes y… ¡ámate!

Di un “no” o un “sí” de verdad

Ahora ya lo sabes, si quieres decir “no” a alguien, dilo sin miedo, confiando en que todo irá bien, porque estás escuchando tu corazón. Y si es un sí a ti mism@, o a tu espiritualidad, o a la vida, dilo también con fuerza, y afronta tus miedos. Verás que la vida te muestra siempre amor.

Espero que te haya servido de ayuda, puedes encontrar más información sobre cómo te habla tu alma en la web, y otros síntomas en MI LIBRO.

Te mando un abrazo muy fuerte,

Manuel

También puede interesarte:

Manuel Requena
Me considero un afinador del alma y un intérprete de sus mensajes, y me gusta ayudar a otras personas a escuchar la voz de su corazón.

Tras muchos años de crecimiento interior he desarrollado una visión del mundo físico y espiritual única que me sirve para llevar claridad y paz a aquellas personas que resuenan con mi camino. ¿Me acompañas?