fbpx

paisaje

 

“Bésame”. – Le dijo la muchacha al muchacho. Él le preguntó por qué. Y ella le dijo que porque necesitaba saber que la quería. Ella sintió el beso como una caricia, como un susurro a su corazón. Él estaba ahí, con su amor, con ella. Y supo que podía confiar.

Y cada uno de nosotros somos como esa muchacha algunas veces. Nos sentimos solos, olvidados, aislados, rechazados, vulnerables, y no sabemos qué hacer. Yo me siento así muchas veces.

Antiguamente no pedía a nadie cariño ni amor cuando lo necesitaba. No sabía, simplemente, pedir.

Y según pasaban los años, esperaba que los demás, sobre todo las mujeres que pasaban por mi vida, me dieran el cariño que necesitaba, sin pedirlo. Quería que adivinaran mis deseos.

Y un buen día, cuando descubrí que mi cuerpo me mandaba mensajes, también descubrí que varios de mis dolores articulares (en pies, rodillas, columna y brazos) estaban relacionados con esa tendencia a no pedir lo que necesitaba, y a acumular rabia y rencor por no recibir amor.

Pero también descubrí una cosa importante después de un tiempo. No sólo tenía que aprender a pedir aquello que necesitaba, sino aún más importante, tenía que aprender a dármelo yo mismo.

Y así empezó un viaje nuevo en mí, un viaje diferente, que sigue durando hoy en día, y en el que aprendo cada día a amarme más y más.

Observo cuando me siento vulnerable y necesitado, y elijo creer que puedo pedir lo que necesito, y que lo merezco. Y lo pido. Y confío en que si la otra persona no me lo puede dar, es porque está por encima de sus límites.

Y si puedo, lo acepto. Y si no, tal vez me enfade, y en cuanto puedo, trato de perdonarme y perdonar.

Y mientras tanto, cuando me siento solo y rechazado, ya esté realmente “solo” (porque nunca lo estamos) o simplemente haya discutido con mi pareja, aprendo a darme ese amor que necesito.

Busco dentro de mí al niño que necesita ser abrazado, ser escuchado, ser querido. Y le amo. Le escucho, le abrazo, le mando luz y amor. Y al final, se relaja y sonríe.

Muchas veces también pido ayuda a los seres que nos guían y ayudan, y al ser que ha creado todo, a nuestro padre (aunque no tiene género), y siempre recibo respuestas amorosas. Y todos podemos hacerlo.

A veces no hace falta preocuparse por estar mal. Sólo dedicar un tiempo a mirar nuestras necesidades, y escucharlas.

Porque cuando velas por tu bienestar, descubres que el amor siempre ha estado contigo.

Un afectuoso saludo,

Manuel Requena

 

Manuel Requena on FacebookManuel Requena on Youtube
Manuel Requena
Manuel Requena
Me considero un afinador del alma y un intérprete de sus mensajes, y me encanta ayudar a almas sensibles y amorosas a recuperar la claridad, la paz y el equilibrio interior en momentos de confusión, usando mi técnica ATS (Acción Transformadora desde el Síntoma). Si necesitas ayuda en tu camino, aquí me tienes.💕

Recibe mis novedades en tu email y... ¡un regalo!

Apúntate a mi lista, recibirás una meditación muy especial de regalo, y te informaré de mis nuevas publicaciones y eventos:

¡Te has apuntado correctamente!