Última modificación: 9 mayo 2017


paisaje

 

Cada día que eliges confiar, cuenta.

La vida tiene muchas ocasiones para elegir, y el ser humano tiene una gran tarea, que es admirada desde las densidades más elevadas en el camino espiritual.

Y esto es porque la densidad que ahora habitamos, la tercera, es una densidad donde hay que hacer una importante elección: La Elección entre servir a los demás o servir al yo.

En el camino de servicio al yo, te vuelves magnético, y atraes el amor de los demás hacia ti, incluso a costa de ellos. Es una energía que se basa en el miedo, y que busca controlar todo y a todos, para que nada se salga del sitio que nosotros vemos como “correcto”. También es una energía de poder y de jerarquía, donde las partes subordinadas ceden su poder ante las partes más poderosas. En ella, el chakra corazón está inactivo, no hay contacto con el amor profundo.

En el camino del servicio a los demás, te vuelves radiante, y das el amor hacia afuera, hacia otros, ya sea el tuyo o el amor cósmico o divino. Es una energía que se basa en la fe y la voluntad, y que confía en que detrás de todo hay un plan de amor, y que todo es un viaje para que el Creador se conozca a sí mismo, y redescubra la naturaleza de su amor. Es una energía de compartir, de igualdad, de respeto, y sobre todo, de equilibrio entre dar y recibir, tanto con uno mismo como con los demás. En ella el chakra corazón está activo y abierto, y el amor fluye del cosmos hacia afuera, en mayor medida cuanto más transparente uno se ha vuelto para ese amor.

Y en esta vida humana que tenemos, hemos de elegir. Pues para continuar la evolución del alma, nuestra energía debe ser capaz de recibir y mover una cierta cantidad de amor, ya sea hacia nosotros o hacia los demás. Estamos pasando a cuarta densidad, la del Amor, y para pasar debemos estar polarizados en un sentido o en otro.

Cada camino es único, y ninguno es mejor que otro de forma absoluta. Cada ser tiene el derecho y el deber de elegir, según su libre voluntad, qué energía quiere alimentar.

Para seguir en el camino del servicio al yo, debes servir al yo más de un 95% de las veces que se te presentan para elegir (catalizadores).

Para seguir en el camino del servicio a los demás, debes servir a los demás más de un 51% de las veces.

Si no llegas a esos porcentajes (aproximadamente) en uno u otro camino, no polarizarás, y tu esencia repetirá  un nuevo ciclo en tercera densidad en otro planeta, que aquí en la Tierra dura unos 26.000 años.

Y si eliges el camino del servicio a los demás, como es el camino de nuestro planeta, podrás seguir practicando lecciones de amor incondicional durante mucho tiempo en la Tierra, disfrutando de una nueva vida junto con tus compañeros del viaje de tu alma.

Y si eliges el camino de servir a los demás, cada momento que eliges confiar, cuenta. Porque cuando eliges confiar, estás permitiendo que las confusiones que nublan tu brillo se disuelvan, y que más y más luz de la Fuente pase a través de tu ser, e irradie hacia otros.

Y cuando el Amor universal pasa a través del cristal único de tu corazón, el mundo se viste de colores brillantes.

Un afectuoso saludo,

Manuel Requena

 

También puede interesarte:

Manuel Requena on FacebookManuel Requena on Youtube
Manuel Requena
Me considero un afinador del alma y un intérprete de sus mensajes, y me encanta ayudar a terapeutas y profesionales al servicio del amor a recuperar la claridad, la paz y el equilibrio interior en momentos de confusión, usando la técnica que he creado: ATS (Acción Transformadora desde el Síntoma). Si necesitas ayuda en tu camino, aquí me tienes.
Recibe mis novedades en tu email

Recibe mis novedades en tu email

Apúntate a mi lista y te informaré de mis nuevas publicaciones y eventos:

You have Successfully Subscribed!